Enero de 2012

Implantando la Civilidad Dentro de Nuestro Proceso Político

¡Saludos en el nombre del Cristo vivo!

Somos miembros de la comunidad mundial en la cual Dios considera todos iguales, independientemente de límites o fronteras humanas.  Al mismo tiempo, también somos ciudadanos de una nación propia. Nuestros principios duraderos nos guían cuando permitimos que nuestra "ciudadanía" del Reino de Dios gobierne nuestras acciones y decisiones dentro de nuestra propia ciudadanía nacional.

Las siguientes declaraciones de nuestros principios duraderos indican cómo debemos de comportarnos e interactuar al participar en las elecciones estatales y nacionales.

  • Somos llamados a tomar decisiones responsables dentro de las circunstancias de nuestras vidas que contribuyen a los propósitos de Dios.
  • La Comunidad de Cristo es una familia diversa, internacional de discípulos, buscadores y congregaciones.
  • Dios considera que todas las personas son de valor inestimable e igual.
  • …Nos comprometemos al diálogo continuo y de amorosamente afirmar nuestra fe unida en Jesucristo y en la misión de la iglesia.

Una oportunidad que gozamos en los Estados Unidos es el derecho de elegir quienes nos representen como dirigentes del país. Cada cuatro años participamos en la elección presidencial. No todos en el mundo tienen este derecho y deberíamos tomarlo en serio. Como apóstoles de la iglesia en los Estados Unidos, animamos  a los miembros para que ejerzan este derecho de su ciudadanía.

Al participar en este proceso, les instamos que perciban los principios duraderos como guías. Que tomen decisiones responsables logrando reflexionar sobre los debates y así entender las propuestas de cada candidato. Reconozcan que somos  una comunidad diversa y que un pueblo justo puede expresar diferentes opiniones ideales para el país; en estas circunstancias procuren la unidad en la diversidad. Procuren ser testimonios vivos del "valor de toda persona" y expresar sus puntos de vista de manera de que no degraden a otros cuyas opiniones puedan diferir.  Al compartir nuestras perspectivas  y opiniones, permitámonos hablar y escuchar mutuamente con respeto y con el amor de Cristo.

Durante los últimos años, la retórica política dentro del país se ha vuelto muy irrespetuosa y muchos se sienten divididos y enajenados.  Esto no debería ser el caso. Como miembros de la Comunidad de Cristo y ciudadanos de los Estados Unidos, participaremos en el proceso político; pero hagámoslo con los mismos principios que instruyen y forman nuestra jornada como discípulos. Que nuestras vidas sirvan de testimonio demostrando la forma en la  cual “somos llamados a crear comunidades de la paz de Cristo dentro de nuestras familias y congregaciones y a través de pueblos, tribus, naciones y a lo largo de la creación.”

En la paz de Cristo,

Linda L. Booth, Barbara L. Carter, Stassi D. Cramm, Ronald D. Harmon Jr, y Rick W. Maupin
Equipo de Apóstoles de los Estados Unidos